crying bones & their grandson

truth is             i dont know what kinda way i must come up with to tell ’em this.         truth is every word coming from his mouth kinda hurts, sounds like a painful animal that’s lost it all, like a gloomy phantasm that’s been brought to life by chance, like a lonely creature that walks naked, silently, at night, like one more worker, one more tired peasant, one more sad cafetero, one more octogenarian that sleeps with dirty briefs on his head.      truth is time goes by, and the more it does, the more i can figure out his skull. dark has become his skin, & the muscles in his body barely hold his languid crying bones. hearing is no longer part of his body. hearing is no longer part of his soul either. he just stays there                  quiet                       deaf                         apparently insensitive                                          mysterious                                               down                                              truth is he barely noticed me when i got home tonight. truth is dad’s faded away & i’m not his champ anymore. truth is they say it’s easy, but it’s not. i got no voice no more.

la mejor jugada de fútbol que hice la hice a los diez, o a los nueve, o a los once, pero creo que fue a los diez. veo que no sé por qué estoy corriendo, por qué miro mis piernas aturdidas ya de tanto patear el balón, por qué apenas respiro & me preocupo por la jugada que voy a hacer el segundo que viene. ahí estoy, veo que no sé por qué ahí estoy.                                       & es que el fútbol es para quienes tienen piernas de hombres: gruesos troncos de seculares cedros, ásperos pero cálidos & siempre emanando ese misterioso aroma a naturaleza salvaje. el fútbol era para ellos, dioses de espesura. ¿qué hacía yo, entonces, en tal idílico sueño? yo apenas conocía la selva de mi cuerpo & mis voluptuosidades, & los demás apenas distinguían mi naturaleza.                                supongo que necesitaban uno más para hacer los equipos.                               siempre quise tener piernas de cedro, me encantaban entonces & me encantan ahora.                                 veo que era cuca-patada, pero de a dos, en equipo. no sé si estaba con Nicolás o con el que me toca los lóbulos de las orejas en clase & me dice “papi”. los dos son mis amigos. a los dos los quiero. a los dos los recuerdo.                                                      veo que todo el recreo anda detrás de mí, detrás del balón. todos gritan mi nombre, que haga algo: que la pase, que me rinda, que se lo dé al del otro equipo.                           veo que casi puedo ver mi propio rostro &, en un parpadeo, hago la jugada.                                   ¡Nicolás! ¿estará detrás de mí? que lo esté.                                                 la mejor jugada de fútbol que hice la hice a los diez, o a los nueve, o a los once, pero creo que fue a los diez. todos se sorprendieron. yo me sorprendí más. los cedros se sacudieron de felicidad, & me alabaron. me sentí uno de ellos. & fue tonto. pero fui feliz. hasta el sudor de la cara de Nicolás me sonreía. mi nombre, por primera vez, fue la bandera que ondeó en el recreo. no dejaron de sonreir, no dejaron de no poder creerlo. pero los diez años son los diez años, & el sudor de Nicolás era el sudor de Nicolás, & los cedros de entoces fueron los cedros de entonces.

en nuevos bosques se ha de vivir.

Themonochromeman

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s